jueves, 30 de septiembre de 2010

Poco para decir

Si nos tomamos el tiempo para realizar esta crónica, no es por falta de ganas ni por compromisos impostergables. Simplemente que el partido que jugaron el último domingo Tigre y Racing en Victoria dejó poco para decir. Planteos mezquinos desde ambos lados, mucho roce y poco fútbol, escasas jugadas de peligro entre los dos equipo. En fin, se puede realizar un resúmen desde lo más objetivo posible pero en este caso, se hace imposible no emitir un juicio de valor. Un jucio de valor negativo. El cero a cero lo dice todo pero para no dramatizar, se puede rescatar cuestiones positivas como la vuelta a la titularidad del Roberto Ayala, quién no desentonó y que realizó un trabajo aceptable y efectivo en el fondo. Para el póximo encuentro ante Huracán, seguramente volverá Cácerers aunque aún no está definido por quién: si por Ayala o por Aveldaño, el resto del equipo se mantendría sin variantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario